martes, 7 de octubre de 2014

LA COLUMNA DE TRAJANO. EL RELIEVE HISTÓRICO CONMEMORATIVO ROMANO.

La columna de Trajano es uno de los pocos monumentos del mundo romano que nos han llegado en un estado de conservación casi perfecto. Se atribuye su construcción a Apolodoro de Damasco, proyectista del complejo monumental del Foro en que se asentaba. Este conjunto fue construido, entre el 107 y el 113 d. C., tras una ardua tarea de cortar la garganta que unía la colina del Capitolio con la del Quirinal, sin lo cual no habría tenido suficiente espacio para construir. La columna se levanta precisamente como testimonio de la altura que se rebajó, unos 40 metros, según la inscripción de la entrada a su base.

Foro de Trajano, entre el 107 y el 113 d. C. Reconstrucción en la que se puede apreciar la columna conmemorativa en medio de los otros edificios de detrás de la basílica Ulpia.

Exactamente estas son las dimensiones de la columna: el fuste lo componen 17 tambores de mármol de Luni (100 pies romanos, lo que equivale a 29,78 metros) que se alzan sobre un zócalo cuadrado (10,05 metros), en total 39, 83 metros de altura. Por encima se levantaba la estatua de Trajano posiblemente arengando a la tropa, que el papa Sixto V sustituyó en 1588 por la de San Pedro actual.

Parte superior de la columna donde se elevaría la estatua de Trajano. La estatua de San Pedro actual se encara hacia San Pedro del Vaticano.

Reconstrucción de la parte superior de la columna con un Trajano victorioso en bronce inspirado en cómo era representado en las monedas que se conservan con la efigie del monumento. La estatua del emperador posiblemente encararía hacia el foro.


En la base se abre una puerta de entrada que se orientaba hacia la Basílica Ulpia desde donde se accedía a dos pequeños ámbitos: una salita donde se encontrarían depositadas las cenizas de Trajano en una urna de oro y el arranque de la escalera de caracol, excavada en el mármol vivo, que asciende hasta su cúspide. 


Para iluminar esta escalerilla se abrieron estrechas saeteras de tramo en tramo. El podium o plinto también está cubierto de bajorrelieves muy suaves que representaban águilas en las esquinas y guirnaldas y trofeos militares a lo largo de la pared.

La columna se construyó encajonada entre las dos bibliotecas, la griega y la latina, la basílica Ulpia y el templo del divino Trajano, por lo que ya desde la Antigüedad no era posible seguir por completo la historia que se representaba en ella. Aún así, desde las terrazas de los tres primeros edificios se podía apreciar gran parte de la misma lo suficientemente cerca. Y es que son nada menos que, sólo en el fuste, de unos 200 metros de friso continuo en espiral con la narración de las dos guerras dacias (101-102 y 105-106 d. C.).

Reconstrucción de la columna en su espacio. A la derecha la Basílica Ulpia y al fondo una de las bibliotecas. La imposibilidad de contemplar el completo desarrollo de los relieves la convertía en un  monumento simbólico.

El tono de los relieves, más que tener un carácter de celebración o de alabanza, buscaban retratar un hecho histórico. Se cree que podría tratarse de una transcripción figurativa de los Comentarii de Trajano, una narración en prosa de las dos guerras, sin duda inspirada en la obra homónima de Julio César. Esto resulta muy probable si se tiene en cuenta que la columna estaba entre las dos bibliotecas donde se encontraría este texto. Por otro lado, la disposición helicoidal del relieve recordaría a un rollo o volumen desplegado, que era el formato habitual de compilar los textos antiguos.
El friso presenta interés por su contenido histórico y su estilo artístico.

El contenido.

Las escenas combinan el documento bélico con la tensión narrativa. Se describen las fases de la guerra y la actividad del ejército romano, aunque esquematizadas en una serie de acciones recurrentes: no sólo el momento de la lucha, sino también las marchas, la construcción de campamentos y el trabajo de los ingenieros para cruzar el Danubio sobre un puente de barcas, las instalaciones médicas y el transporte, las prácticas religiosas, los trabajos de asedio, las ejecuciones y sometimientos de los enemigos, la destrucción de las ciudades... Las tácticas y las armas también son reconstruidas.

Para seguirlo con detenimiento he preparado una presentación con la serie completa de relieves en dibujo y una pequeña explicación al pie de foto de cada acontecimiento narrado.


A lo largo de la serie, la figura de Trajano aparece no menos de sesenta veces. Se le representa sereno y, por lo general, acompañado por sus consejeros. Actúa como líder arengando y pasando revista a sus tropas, como Sumo sacerdote ofreciendo sacrificios o como político y juez recibiendo embajadas y prisioneros. Pero también como general arrojado que dirige la carga de la caballería contra los dacios. La intención es presentar al emperador como "compañero de armas" de sus hombres, como commiliton.

El contenido histórico narrativo se vuelve sumamente expresivo y logra momentos de conmovedora intensidad poética en algunos episodios como el suicidio del rey dacio Decébalo o la deportación final de las tribus.

El estilo artístico.
  • Las escenas asiladas se unen entre sí sin transición alguna y sólo de vez en cuando se separan mediante la arquitectura. Sí se separa las dos campañas por medio de una Victoria.
  • Los compartimentos aparecen repletos de personajes y ofrecen poco espacio para representaciones de paisajes. Aún así vemos que los ejércitos atraviesan bosques o destruyen ciudades.
  • Aunque el relieve es poco profundo, los distintos niveles se distinguen del fondo de forma matizada, de manera que los elementos más alejados aparecen marcados sólo ligeramente, como si no fueran más que un dibujo. Al ser contemplados de abajo arriba al escultor no le quedó más remedio que utilizar como recurso de profundidad la superposición exagerada de personajes en filas, para que de esa manera los más cercanos no solaparan a los más lejanos. 
  • La representación realista de las figuras es impresionante, tanto que, en ocasiones, presentan una configuración individual y sus rostros reflejan con gran expresividad el horror de la guerra.
  • El friso estuvo completamente policromado con lo que el realismo se acentuarían aún más.


9 comentarios:

  1. Este verano he leído Circo Máximo de Santiago Posteguillo y, al volver de las vacaciones, he entrado en este blog para seguir de cerca las guerras dácicas en un documento plástico de la época. Me ha resultado muy útil e interesante, pues la columna de Trajano es algo que tenía pendiente. En efecto, he visitado dos veces el Palazzo Valentini, palacio renacentista bajo el cual se han encontrado domus romanas. Al final de la visita se expone un audiovisual que explica pormenorizadamante los relieves de la columna, para, al final, descubrir una ventana desde la que se puede contemplar la auténtica columna. Pues bien, como la visita la he hecho siempre a las 3 de la tarde después de estar toda la mañana andando por Roma y tirando de los alumnos, inevitablemente me he dormido en la magnífica explicación del audiovisual. Este blog me ha permitido estudiar la columna con detenimiento.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tus visitas y tus lecturas y por ser tan amable de detenerte a comentar.

      Eliminar
  2. Este blog me a ayudado mucho, a preparar, un final de Historia del Arte. Saludos desde Argentina. Muchas Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Me sirvió mucho para estudiar para un parcial de Historia del arte, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Me ha ayudado mucho, muy interesante.¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Muy clara la explicación, me ayudo para un examen. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradecen tus palabras y me congratula que el artículo te haya servido para superar el examen.

      Eliminar
  6. Muy buen trabajo!!! Felicitaciones, y si es cierto, he aprendido mucho.Gracias!!

    ResponderEliminar